Pruebas de laboratorio en detección del COVID-19: Visión general

Delby Chávez Durán BQ MSc.
LABORATORIO BIO-SEARCH

Hay dos tipos de pruebas de detección del COVID-19 disponibles: pruebas virales y pruebas de anticuerpos.

Análisis para detectar presencia de virus

Como el SARS-CoV-2 se aloja en las vías respiratorias, las muestras para el análisis se toman del epitelio nasofaríngeo u oro-faríngeo, mediante hisopos introducidos a través de las fosas nasales o la boca.

Dado que estos virus son moléculas de ARN envueltas en cápsulas proteínicas, podemos hacer diferentes pruebas centradas en detectar uno u otro componente:

PCR (Polymerase Chain Reaction). Detecta el ARN del virus. Un positivo implica que este ARN está presente en nuestro cuerpo, ya sea en forma de virus completos e infecciosos o en restos muertos. Es prueba segura, sensible desde estadios de infección muy tempranos pero lenta y cara. También requiere de un personal capacitado tanto en las tomas de muestras como el procesamiento de las mismas.

Test rápido de antígenos (inmunocromatográfico). A diferencia del anterior, detecta las proteínas de la cápsula del virus, no su ARN. Barato, rápido y perfecto pues para cribados masivos de la población. Pero,¡ojo!, puede resultar negativo en personas con carga viral baja (normalmente asintomáticos).

Análisis de anticuerpos: Test Serológicos

Estas pruebas se realizan en sangre, sacamos la muestra y la centrifugamos, obtenemos el suero, hablamos de test serológicos. Los principales anticuerpos implicados son las inmunoglobulinas M (IgM) y G (IgG).

La IgM corresponde a la primera generación de inmunoglobulinas, los que se sintetizan en la fase aguda de la enfermedad (cuando estás con el virus dentro y hay que neutralizarlo rápidamente).

La IgG, aunque también aparece en fase aguda, se genera más tardíamente. Son anticuerpos más específicos que defienden a largo plazo, es decir, son los que generan “inmunidad” ante futuras infecciones.

Test rápido de anticuerpos (inmunocromatográficos). Son cualitativos (positivo o negativo), rápidos, baratos e idóneos para saber qué parte de una población, sospechosa de haber estado en contacto con el virus, ha estado realmente infectada por el SARS-CoV-2.

Test de anticuerpos por ELISA (Enzyme-Linked InmmunoSorbent Assay) , por C.L.I.A (Quimioluminiscencia) , FLUORESCENCIA . Sirven, además de positivo o negativo, para cuantificar el nivel de anticuerpos, posibilitando conocer el estado exacto de inmunidad del paciente. Requieren algo más de tiempo y hay que realizarlos en el laboratorio de segundo o tercer nivel.

La interpretación debe siempre acompañarse con los datos del paciente y el criterio médico:

No obstante, conviene recordar que, a igualdad de resultados obtenidos, sigue sin saberse de manera clara y discriminante por qué unos ni se enteran (los asintomáticos) mientras que a otros les va la vida (literalmente) en ello.

Se desconoce también si la presencia de anticuerpos cambia la susceptibilidad a infecciones posteriores o cuánto dura la protección de los anticuerpos.

En analítica, como en otras áreas de conocimiento relacionadas con la Covid-19, hará falta tiempo y un extraordinario esfuerzo investigador para conocer las particularidades de esta nueva enfermedad que ha puesto en jaque a la humanidad.